HAGA SU PREGUNTA AQUI

18 abr. 2011

Receta vegetariana: Ensalada de Mango y Papaya


Preparación Ensalada de Mango y Papaya:

Paso 1: Lavamos y cortamos la fruta en unidades de un tamaño medio. Cortar la papaya longitudinalmente a lo largo a modo de tajadas finas. El melón cortarlo en dados de tamaño medio, cortar los mangos también cuñas. Los kiwis a rodajas; la fresa se lava bien y se cortan cuatro trozos sin el rabo. La piña fina y de tamaño reducido como gajos. El plátano a rodajas con un poco de grosor. Utilice el limón para evitar que la fruta se ennegrezca rociándola con su zumo.
Paso 2: En una cacerola se puede hacer un almíbar con el azúcar, la canela un poco de zumo de lima y la menta fresca y media taza de agua. Se mueve con fuego moderado hasta que se disuelva el azúcar. Una alternativa al almíbar más sencilla: un zumo de naranja y pomelo, se añade el azúcar y se rocía.
Paso 3: Se añade el almíbar sobre la fruta (o el zumo de naranja con pomelo). Se decora con las fresas, las moras, las ciruelas y unas hojas de menta.



Variantes / Secretos / Trucos:
  • Melocotón, naranjas, manzanas y uva pueden ser sustitutivos de algunas frutas exóticas no disponibles.
  • Si dispone de frutas tropicales se sugiere además quinotos, un poco de coco, lychies,..
La menta le da un sabor excelente. La manzana puede sustituir la plátano o el kiwi. Los melocotones pueden ser un buen sustituto de las piezas tropicales. En cualquier caso: utiliza las frutas que te apetezcan y échale imaginación.
Hay que cortar con gracias los trozos de la fruta. También combinarlo en la fuente o directamente en cada plato de forma decorativa. En la decoración te puede ayudar lo que tengas (te recomendamos moras, ciruelas, fresón, fresas...).
Si se utiliza el zumo en lugar del almíbar añadir un poco de canela.
Otra opción es acompañarla de algún helado de frutas.

FRUTAS Y VERDURAS: CONSEJOS PARA UNA VIDA MAS SANA.

Para mantenerse sano, es importante seguir una dieta rica en frutas y verduras frescas. Sin embargo, los productos frescos a veces son el origen de intoxicaciones alimentarias. El bacilo E. coli 0157:57 puede estar presente en los zumos no pasteurizados y la Listeria en el repollo. Para disfrutar sin riesgo de una amplia variedad de frutas y verduras frescas, basta con respetar unas normas básicas de higiene.
Al consumir frutas y verduras crudas, se corre el riesgo de ingerir también, cualquier residuo que haya quedado en ellas al estar en contacto con alguna superficie sucia o sustancia tóxica. Cabe mencionar, entre los elementos nocivos, los microorganismos que se encuentran en los fertilizantes orgánicos, el agua de riego y la del primer aclarado, los microbios presentes en las manos de quienes recogen el producto, en los contenedores donde se almacena y en los vehículos donde se transporta, así como las defecaciones de las aves que vuelan sobre los campos de cultivo.
Para reducir el riesgo de intoxicación microbiana, aplique las siguientes medidas:
  • Cuando haga la compra, procure seleccionar frutas y verduras de apariencia fresca y en buenas condiciones; evite las que huelan a rancio o las que estén podridas o tengan moho. Nunca compre verduras empaquetadas que tengan líquido en el interior del envoltorio, aunque es normal que aparezca algo de condensación en los paquetes de ensaladas preparadas.
  • Al escoger los productos, hágalo con cuidado, ya que hasta los de apariencia más consistente pueden presentar señales de golpes. Compre únicamente lo que vaya a consumir. Algunas frutas y verduras, como las manzanas y las zanahorias, se conservan bien, pero la mayoría de estos alimentos deben consumirse en pocos días.
  • Almacene de inmediato todos los productos en un refrigerador limpio y a baja temperatura (5°C). Los plátanos, tomates u otras frutas que no estén suficientemente maduras pueden dejarse a temperatura ambiente.
  • Lea y siga las indicaciones del envoltorio de las frutas y verduras envasadas, tales como "Consérvese en frío", "Consumir preferentemente antes de…", o "Caduca el…". Tire cualquier producto que haya guardado durante demasiado tiempo, o que huela mal o parezca rancio.
  • Lave tanto la fruta como la verdura bajo un chorro abundante de agua limpia antes de consumirla. Retire la piel o la cáscara y las hojas exteriores. Si va a comer también la piel, frote bien la superficie. Antes de trocear y servir crudas frutas o verduras de piel resistente, como melones (cuando los sirva en un plato compuesto), manzanas o zanahorias, lávelos a conciencia con un cepillo destinado exclusivamente a ese uso y abundante agua. Los frutos más pequeños y delicados, como fresas, frambuesas, moras, etc., han de enjuagarse en un colador para evitar cualquier posible riesgo de intoxicación. Un buen lavado elimina las bacterias, los virus y los residuos nocivos que se hayan adherido a la superficie.
  • Lave el alimento justo antes de consumirlo, no cuando vaya a guardarlo. Lávese bien las manos antes de tocarlo. Si ha manipulado antes carne cruda, asegúrese de que la superficie y los utensilios que ha utilizado y sus manos estén limpios antes de ponerlos en contacto con cualquier producto fresco (o cualquier otro alimento).
  • Cubra cuidadosamente los recipientes que contengan fruta o verdura cortadas. Guarde la macedonia de frutas o cualquier alimento cortado en el refrigerador hasta el momento de servirlo. Deseche cualquiera de esos alimentos si han estado fuera de la nevera durante más de cuatro horas.
La fruta y la verdura frescas, además de ser sabrosas y agradables al paladar, constituyen una fuente esencial de las vitaminas, los minerales y la fibra indispensables en nuestra dieta. Disfrutémoslas diariamente en toda su variedad como parte de una dieta sana.

3 infusiones medicinales: Ambay-Angelica-Eucalipto


Ambay: Es aconsejable para tratar catarros crónicos, resfríos, bronquitis y cualquier enfermedad relacionada con las vías respiratorias. También sirve como tónico cardíaco y ayuda al sistema circulatorio en general.


Angélica: Es aconsejable para aquéllos que padezcan de problemas estomacales, como digestión lenta, acidez o incluso, flatulencia. También tiene propiedades antiinflamatorias. Además, en las mujeres, se recomienda para las irregularidades y los dolores menstruales.




Eucalipto: Las hojas de este árbol se usan en tisanas como remedio contra la gripe y el resfrío. Es, por lo general, aconsejable para tratar todos los problemas de las vías respiratorias: por ello también se pueden hacer inhalaciones para desinflamarlas o friccionar su esencia o aceite –que se puede adquirir en farmacias- en casos de congestión bronquial.